Principios de diseño

Traducido del artículo GDS Design Principles, el 19/08/2015 por Marcelo Alejo para GeoBolivia / ADSIB

A continuación se enumeran los principios de diseño y ejemplos de cómo los hemos utilizado hasta ahora. Estos están en base a nuestros 7 principios digitales.

  1. Comience con necesidades*
  2. Haga menos
  3. Diseño con los datos
  4. Hacer el trabajo duro para que sea sencillo
  5. Iterar. Luego iterar de nuevo
  6. Esto es para todos
  7. Entender el contexto
  8. Construir servicios digitales, no sitios web
  9. Sea consistente, no uniforme
  10. Hacer las cosas abiertas: se hace mejor las cosas

1. Comience con necesidades*

*Necesidades de los usuarios, no las necesidades del gobierno

El diseño del servicio se inicia con la identificación de las necesidades del usuario. Si no sabe cuáles son las necesidades de los usuarios, no va a construir lo correcto. Haga investigación, análisis de datos, hable con los usuarios. No haga suposiciones. Tenga empatía por los usuarios, y recuerde que lo que piden no siempre es lo que necesitan.

2. Haga menos

El gobierno sólo debe hacer lo que puede hacer. Si hemos encontrado una manera de hacer algo que funcione, debemos hacer que sea reutilizable y compartible en lugar de reinventar la rueda cada vez. Esto significa el desarrollo de plataformas y registrar otras que se puedan aprovechar, proporcionando recursos (como APIs) que otros puedan utilizar, y vincular con el trabajo de otros. Debemos concentrarnos en una base irreducible.

3. Diseño con los datos

En la mayoría de los casos, podemos aprender de la conducta del mundo real al ver cómo se utilizan los servicios existentes. La toma de decisiones se debe realizar en base a datos, no corazonadas o suposiciones. Después de la puesta en marcha, creación de prototipos y pruebas con usuarios, realice iteraciones sobre la respuesta de las mismas. Los análisis deben ser incorporados, siempre activo y fácil de leer. Es una herramienta esencial.

4. Hacer el trabajo duro para hacer que sea sencillo

Hacer que algo parezca simple es fácil. Hacer algo sencillo de usar es mucho más difícil – especialmente cuando los sistemas subyacentes son complejos – pero eso es lo que debemos hacer. No tome la frase “Siempre ha sido así” por respuesta. Por lo general es más y más difícil el trabajo de hacer las cosas simples, pero es lo que hay que hacer.

5. Iterar. Luego iterar de nuevo

La mejor manera de construir un buen servicio es empezar poco a poco y de iterar bastante. Libere versiones mínimas de productos viables al inicio, pruébelos con usuarios reales, pase de Alfa a Beta, de Beta a Producción adicionando características, eliminando cosas que no funcionan y hacer mejoras basadas en los comentarios. La iteración reduce riesgos. Esto hace a los grandes fracasos poco probables y vuelve a los pequeños fallos en lecciones. Si un prototipo no está funcionando, no tengas miedo de tomarlo como chatarra y empieza de nuevo.

6. Esto es para todos

El diseño accesible es un buen diseño. Todo lo que construimos debe ser lo más incluyente, legible y fácil de leer como sea posible. Si tenemos que sacrificar la elegancia – que así sea. Desarrollamos software para las necesidades, no para las audiencias. Estamos diseñando para todo el país, no sólo para los que están acostumbrados a usar la web. Las personas que más necesitan nuestros servicios son a menudo las personas que lo encuentran más difíciles de usar. Vamos a pensar en esas personas desde el inicio.

7. Entender el contexto

No estamos diseñando para una pantalla, estamos diseñando para la gente. Tenemos que pensar sobre el contexto en el que están usando nuestros servicios. ¿Están en una biblioteca? ¿Están en un teléfono? ¿Ellos realmente sólo conocen de Facebook? ¿Utilizaron la web antes?

8. Construir servicios digitales, no sitios web

Un servicio es algo que ayuda a la gente a hacer algo. Nuestro trabajo consiste en descubrir las necesidades del usuario, y construir el servicio que satisfaga esas necesidades. Por supuesto habrá muchas páginas sobre eso en la web, pero no estamos aquí para construir sitios web. El mundo digital tiene que conectarse con el mundo real, por lo que tenemos que pensar en todos los aspectos de un servicio, y asegurarse de que se adapte a las necesidades del usuario.

9. Sea consistente, no uniforme

Debemos utilizar el mismo lenguaje y los mismos patrones de diseño siempre que sea posible. Esto ayuda a la gente a familiarizarse con nuestros servicios, pero cuando esto no es posible, debe asegurarse de que nuestro enfoque es coherente.

Esto no es una camisa de fuerza o un libro de reglas. Cada circunstancia es diferente. Cuando encontramos patrones que funcionan debemos compartirlas, y hablar acerca de por qué los usamos. Pero eso no debe impedirnos mejorar o cambiar en el futuro cuando nos encontramos mejores formas de hacer las cosas, o las necesidades de los usuarios cambien.

10. Hacer las cosas abiertas: se hace mejor las cosas

Debemos compartir lo que estamos haciendo siempre que podamos. Con los colegas, con los usuarios, con el mundo. Compartir código, compartir diseños, compartir ideas, compartir las intenciones, los fracasos de las acciones. Cuantos más ojos hay en un servicio lo hará mejor – los errores son vistos, se encuentran mejores alternativas, y las barreras se levantan.

Gran parte de lo que estamos haciendo es solamente posible debido a código fuente abierto y la generosidad de la comunidad de diseño web, por tanto, debemos pagar con lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *