10 cosas que ignoraba sobre Internet y mi compu (antes de interesarme en el tema…)

Disclaimer: Este artículo esta bajo licencia CC-0, porque los pedazitos de saber que contiene son armas de auto-defensa digital que hay que difundir. En realidad, espero realmente que algunos de ustedes harán un top youtube, una buzzfeedería, un comic, algo que ni imagine, lo que quiere. Pero que harán pasar los mensajes.

1) No consultas una página Internet, la copias

Cualquier similitud con las metaforas de Terry Pratchett solo es pura admiración de mi parte

Cualquier similitud con las metáforas de Terry Pratchett solo es pura admiración de mi parte 🙂

Un sitio web, no es una especie de periódico colocado en el país mágico de Internet que tu navegador iría a consultar, como consultarías el diario del día de tu nacimiento en la hemeroteca más cercana.

Para ver una página web, tu navegador la copia en tu compu. Los textos, las imágenes, los sonidos: todo lo que vez o escuchas sobre tu pantalla ha sido copiado en tu computadora (pirata!)

Una computadora es como una fotocopiadora cuya repartidora de hojas sería un mega hormiguero que pueda hacer muchas cosas. La buena noticia, es que copiar permite multiplicar, que no roba nada a nadie, porque si me copio uno de tus archivos, tu igual lo sigues teniendo.

2) Mi navegador no cocina la misma página que el tuyo

En serio, imagina que una página web es una receta de cocina:

Ponga un título en grande, en gris y en negrita.

Reduzca la imagen hasta que mida un cuarto de la columna de derecha, guarde de lado.

Coloque el texto, acompañado de una linda fuente, alineado a la izquierda, y luego la imagen a la derecha.

Sirva caliente.

El navegador web (Firefox, Chrome, Safari, Internet Explorer…), es el cocinero. Va a descargar los ingredientes, y seguir la receta. Ya viste cuando dan la misma receta con los mismos ingredientes a 4 cocineros diferentes? Claro, como en Master Chef: obtienes cuatro platos diferentes.

Peor todavía si los platos no son del mismo tamaño (como la pantalla de tu teléfono y la de tu compu…) y que para hacer cocer uno usa el horno y el otro el micro-ondas (te dejo encontrar una correspondencia metafórica en tu mente, puedes lograrlo, confío en ti :p !).

En resumen:  con mucha seguridad, el artículo que lees se vera diferente para ti y para la persona con quién lo vas a compartir 😉

  • Opta por Firefox si no quieres pasar tus datos a Google-Chrome, Apple-Safari o Microsoft-Edge
  • O sino Chromium, es Chrome si Google adentro 😉

3) El streaming no existe

No. El streaming, es solo una descarga que se borra a medida que avanzas. Porque una computadora es una maquina de copiar.

El streaming, son descargas que no puedes (o no sabes) recuperar, entonces descargas un vídeo o un sonido, pero solo para una vez, y si quieres volver a disfrutar del mismo, hay que volver a descargar y a ocupar las cañerías de Internet.

Ves los megas de tu teléfono que te llevan al borde de la bancarrota cada mes? Son textos, imágenes, sonidos, vídeos e información que vienen hasta tu compu (computadora o compufono, no ve, da igual). El tamaño de estos megas, es un poco los litros de agua que recuperas del grifo de Internet.

Mirar o escuchar dos veces la misma cosa en streaming, en Youtube o Soudcloud por ejemplo, es como si llenaras dos veces el mismo vaso de agua del grifo.

El streaming (alegoría)

El streaming (alegoría).

4) Cuando miras una página web, ella también te mira

Mi libro no me dice que lo tengo que sacar del cajón de mi velador. No sabe donde estoy cuando lo leo, cuando paro la lectura, cuando salto páginas ni hasta que capítulo, cuando lo dejo ni si es para ir a leer otro libro.

En Internet, las cañerías van en los dos sentidos. Una página web ya sabe muchas cosa de ti al momento que haces clic y la vez cargarse. Sabe donde te encuentras, porque conoce la dirección del modem Internet al cual estas conectado. Sabe cuanto tiempo te quedas. Cuando haces clic en otra página del mismo sitio. Cuando y donde te vas.

Netflix, por ejemplo, es una aplicación web, o sea un sitio web hiper-complejo, tipo coeficiente intelectual +++. Netflix sabe que tipo de películas prefieres ver cuando te da insomnio. A partir de que episodio empiezas a realmente volverte adicto de una serie. Hasta deben saber determinar cuando vas al baño!

Y si… Internet te mira, simplemente para poder funcionar, pero también para mucho más. No te equivoques: toma notas sobre ti.

5) No hay necesidad de una cuenta Facebook/Google/etc para que tengan una carpeta sobre ti

Cuando te hablan de "servicio personalizado", eso es lo que te venden -_-

Cuando te hablan de «servicio personalizado», eso es lo que te venden -_-

SI Internet te puede observar, los más ricos tienen los mecanismos para aprovecharlo (lógico: se puede pagar los mejores especialistas!)

Ves el pequeño botón « like » (o « tweet » o « +1 » o…) en todos los artículos que lees en la web? Estos pequeños botones son unos espías, unos ojos de cerradura. Dan a Facebook (o Twitter, o Google, o…) todas las informaciones sobre ti de las cuales hablábamos hace un rato. Si no tienes cuenta, y si no tienen tu nombre, las asociaran a la dirección de tu maquina. Lo peor, es que funciona también con cosas que no parecen tan obvias (las fuentes proveídas por Google y muy utilizadas por los sitios, los frameworks javascript, los vídeos Youtube incrustados en un blog…)

Una inmensa mayoría de los sitios usan también « Google Analytics » para analizar tus comportamientos y detectar que páginas web funcionan bien, y como. Pero a la vez, estas informaciones no solo están entregadas a la persona que administra la página, sino que Google las recupera también. Lo más chistoso es cuando tu preguntas quién decide que un sitio funciona « bien »? Que es este « bien »? Para quién es « bien »?

Si: con el blog rank al igual que con la YouTube money, Google decide en muchos casos como tenemos que crear nuestros contenidos.

6) Un email es una postal

Es común comparar los correos electrónicos (y los SMS) con cartas, esta cosas que se ponen en un sobre. Pero no: es una postal. Todo el mundo (la ventanilla del correo, el centro de clasificación, los que operan el tren o el avión, el siguiente centro de clasificación, el cartero…), todas estas personas pueden leer tu mensaje. Algunos hasta dicen que es un afiche colgado en las paredes de todos estos intermediarios, ya que para transitar por sus computadores, tu correo electrónico se… copia. Si, aún si es una foto de ti desnudo…

Si quieres un sobre, tienes que cifrar tus correos (o tu SMS).

De niño, me encantaba descifrar los mensajes codificados en las páginas de juegos delos periódicos. Había una frase llena de estrellas, cuadrados, y otros símbolos, y tenía que adivinar que la estrella era la letra A, el corazón la letra B, etc. Cuando había encontrado todas las correspondencias, era como el sésamo mágico: había encontrado la clave para descifrar la frase del texto misterioso.

Imagina la misma cosas versión calculadora dopada con anfetaminas. Eso es el cifrado. Un software toma tu correo/SMS, aplica la clave de correspondencias raras para cifrarlo en una nieblina de símbolos, y envía todo a tu amigo. Como sus software ya se han intercambiado la claves, tu amigo lo puede descifrar. Pero como es el único que tiene la clave, solo el lo puede descifrar.

Con eso, tienes un sobre de plomo que ni la mirara laser de Superman puede destruir para leer tu carta.

7) El cloud es la computadora de otra persona

Imagen de nuestrxs amigxs de la FSFe

Imagen de nuestrxs amigxs de la FSFe

Poner en la nube sus archivos (icloud), sus correos electrónicos (gmail), sus herramientas (Office 365)… es ponerlas en la computadora de Apple, Google, Microsoft.

Bueno, no estamos hablando de una maquina de escritorio que se llena de polvo. Hablamos de una granja de servidores, de miles de computadoras que calientan tanto que la climatización funciona a toda maquina.

Pero es el mismo principio: un servidor, es una computadora obediente en modo Igor, que esta prendida todo el tiempo, que hemos atado al tubo de Internet más grande posible. A penas le solicitamos una página web, un archivo, un correo electrónico, una aplicación… tiene que responder lo más rápido « Siiiiii, Maestro! »

Toda la cuestión es saber si confías en los Igors de los científicos locos cuyo objetivo es volverse los más ricos y conquistar el mundo, o al pequeño Igor del buen nerd de la esquina… Hasta considerar si no quisieras pagarte el lujo de tener tu propio Igor, tu propio servidor en la casa.

8) Facebook es más fuerte que mi voluntad

Yo;, luego de algunos minutos de Facebook (alegoría)

Yo;, luego de algunos minutos de Facebook (alegoría)

Si, soy débil. Tengo, hasta ahora, el reflejo « hago clic sobre Facebook entre dos tareas ». O Twitter. O Tumblr. O el otro a la moda, no importa, es lo mismo.

Cinco minutos después, termino en un estado de semi-zombie, scroleando con la rueda del mouse, viendo desfilar mi muro de informaciones delante de mis ojos hipnotizados. Termino haciendo lo que se espera de mi: hacer clic sobre un título amarillista, likear, retweetear una notificación y responder a cosas a las cuales que ni me interesarían si un conocido me las hubiera mencionado en un bar.

No es que me falta voluntad: es solo que Facebook (y sus compañeros de trabajo) me han estudiado bien. Bueno, más que a mi, han estudiado a los humanos, pero mala suerte, soy parte de ellos. Entonces, han construido sus sitios, sus aplicaciones, etc. de manera a hacerme caer en la trampa, para que me quede aquí (y pueda consumir sus propagandas), y para que vuelva.

Estas técnicas de diseño que hackean nuestra mente (por ejemplo el « scroll infinito », la  « maquina de azar de las notificaciones » y los « títulos clickbait » de los cuales hablaba justo antes) son voluntarias, estudiadas y documentadas. Simplemente utilizan fallas de nuestra mente (subconsciente, inconsciente, sesgos cognitivos… dejo a los científicos definir todo eso) que logran un corte circuito en nuestras voluntades. No es porque uno piensa tener el control que realmente lo tiene. Más bien, es generalmente lo contrario: el código hace la ley hasta en nuestras mentes.

En resumen, soy débil, porque soy humano, y entonces no soy el único. Y eso, los gigantes de la web lo entendieron muy bien.

9) Internet es lo que decido hacer con el

Solo hazlo

Solo hazlo

Si quiero ver otras cosas en mi vida digital, tengo opciones: esperar que otros lo hagan hasta que telarañas peguen mis falanges a mi teclado, en modo esaueleto… o también puedo mover mis dedos.

Bueno, no he aprendido a conducir con veinte horas de curso, arruine muchas tortas antes comprarme los utensilios correctos y mi primera chalina estaba llena de huecos. Pero hoy en día se conducir, cocinar unas masitas ricas y hasta tejer una chompa.

Y para crear y difundir contenidos en Internet, es lo mismo, requiere aprender. Y es fácil encontrar las informaciones y las herramientas en Internet (incluso cursos para tejer!).

Una vez que uno sabe, puede proponer otras cosas: es la moda de los artículos cortos, vacíos y con títulos amarillistas? Mira, buena idea lo del título amarillista, pero esta vez en un artículo de blog largo, denso y condensando una tonelada de temas diversos…?

Oh, wait.

10) No es el fin del mundo, solo el inicio

Cuando nos damos cuenta hasta que punto hemos perdido el control de la informática, de nuestras vidas digitales, de nuestra capacidad a simplemente imaginar como podríamos hacer de otra forma… Hay materia para deprimirse.

Pero antes de solicitar que te traigan una cuerda, una piedra y un río, solo mira una cosa: lo digital es una revolución muy joven en nuestra Historia. Es como cuando descubres el chocolate, el maquillaje, o una fucking nueva serie: abusas hasta ya no poder.

Como sociedad, acabamos de tener una sobredosis de computadores (hasta ponerlas en nuestros bolsillos, si, verdaderas computadoras con un teléfono en opción!) y de digital, y los más grandes vendedores de chocolate/maquillaje/series se han aprovechado de nosotros proveyéndonos esta cosa dulce, grasosa, que nos lleva hasta el malestar.

Pero solo estamos empezando, y nos queda tiempo para aprender a volverse gourmet, a saber maquillarse con elegancia, y hasta a escribir una fan-ficción alrededor de esta nueva serie.

Ya es tiempo volver hacia una informatica-amiga, a escala humana, hacia una herramienta que todos sabemos controlar! (y no al revés, porque a mi no me gusta que mi lavadora me de ordenes…)

Gente más inteligente y especialista que mi me han dicho que con el trío « software libre + cifrado + servicios descentralizados », teníamos una pista interesante. Me inclino a creerles, y si te animas, puedes venir a explorar esta vía con nosotros. Podremos explorar otros caminos, juntos y al mismo tiempo, porque tenemos un vasto territorio que descubrir.

Entonces: estas listo para la terra incognita?

Dale, ven a explorar el mundo

Dale, ven a explorar el mundo

Referencias

Traducción de 10 trucs que j’ignorais sur Internet et mon ordi (avant de m’y intéresser…).

Autor: Pouhiou

Fecha: 23 de noviembre de 2016

Traducción: Sylvain Lesage.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *